viernes, 9 de enero de 2015

No me he ido.

Hace un año tuve una bebé que me cambió la vida completamente. Estoy locamente enamorada de ella y desde que nació he querido alimentarla, cuidarla y atenderla yo misma; por esa razón había dejado de hacer algunas cosas que necesitaban mucho tiempo y trabajo, como éste blog que me gusta tanto. Sabina ya es un poco más independiente y me permite que cuando toma sus siestas o juega un rato solita yo pueda trabajar unas 2 o 3 horas diarias; así que les digo ¡Hola de nuevo!, ¡Bienvenidos! y espero que disfruten el leerme que yo me esforzaré por hacerlo por lo menos una vez por semana.